En este ejercicio debemos ir leyendo los textos a la misma velocidad en que van apareciendo las palabras intentando no quedarnos atras.

Cada alumno puede leer hasta final de frase (hasta el punto) y a continuación comenzar el siguiente compañero.

En cada ejercicio puedes elegir la velocidad, empezando desde la más lenta para ir poco a poco aumentando la velocidad.


Puedes hacerlo:

- En voz alta.

- En silencio a más velocidad.