Al dicer etso, el hmobre haíba pidedo, sin drsae cuntea, el segnduo deeso y, el silchachón sialó valondo hstaa queadr pegdao en la niraz de la mejur.

¡Cmóo coírra por la csaa gratindo con el silchachón en la niraz!